martes, 10 de enero de 2017

EL AGUA EN HUACHO


LAS ACEQUIAS EN EL DISTRITO DE SANTA MARÍA,
COMENZARON A SER CLAUSURADAS


Huacho es parte integrante del río Huaura, formada en la vertiente occidental de la Cordillera de los Andes y culmina en las playas de Huacho y Carquín.

El río Huaura tiene otros ramales terminales como el de Playa Chica por el sur, donde se forma la laguna “El Paraíso” y por el norte el ramal que da formación a la Albufera de Medio Mundo.

A la altura de Pampa de Ánimas, se forma un río menor, que ha formado en su paso, a  la Laguna “La Encantada”  y que tiene como desembocadura al canal que atraviesa a un costado de la ciudad universitaria de la “Sánchez Carrión” y por donde se pierden diariamente miles de metros cúbicos de agua.

Diversos estudios han determinado zonas en donde abunda el agua como el sector de “9 de octubre”, La Unión, La Tablada, El Solitario, El Paraíso, Pampa de Ánimas Alta y Baja y San Lorenzo.

LOS RÍOS MENORES SUBTERRÁNEOS

Huacho, es un lugar privilegiado en todo aspecto. El territorio huachano cuenta con “ríos subterráneos” que  han permitido desde las generaciones más antiguas, abastecer de agua a la población a través de los pozos subterráneos que se cavaban para extraer el agua con soga y balde. Esta modalidad fue por muchos años utilizado por los pobladores de Huacho, Santa María, Hualmay, Amay, Huaura, Végueta y lugares aledaños.
Luego vinieron los grandes pozos construídos para abastecer de agua potable a una mayor población, como el pozo que funciona desde hace 47  años en la esquina Libertad y San Lorenzo en el distrito de Santa María, sin que se haya agotado hasta la fecha.

LAS HERMOSAS Y TRADICIONALES
ACEQUIAS DE SANTA MARÍA, FUERON SECADAS


Asimismo, el pozo de Emapa Huacho que se encuentra pasando el Coliseo Cerrado, otro en  la calle “San Martín de Porres” ingresando por el Círculo de Cruz Blanca, otro en la calle “Hipólito Oyola”. Existen tres grandes pozos en Hualmay (Puquio de Cano, Las Palmas y av. Cincuentenario) y dos pozos en Huacho (Urb. Huacho y av. Baltazar La Rosa).

También existe un pozo adicional ubicado en Peralvillo, que abastece mayormente a un sector de la población de Huaura.

EL AGUA DE RIEGO AGRÍCOLA

En los años de las décadas del 80 hacia atrás, el agua de riego discurría libremente por las acequias de Huacho, Hualmay y Santa María.

No había las restricciones que existen ahora con la presencia de una Junta de Regantes. Cada agricultor disponía libremente del agua de regadío y cumplía fielmente con las faenas de limpieza de las acequias.

En Santa María, era emotivo observar la presencia de las enormes acequias llevando agua límpida como la gran acequia que transcurría por la avenida Libertad y la otra gran acequia que discurría por la avenida “28 de julio” y la de la “Avenida Perú”.

Sin embargo, poco a poco el agua se fue secando. Las acequias fueron clausuradas y los  agricultores dejaron de sembrar grandes extensiones de terrenos en Santa María,  Hualmay, así como en  Amay.  Se calcula que en Hualmay se ha dejado de sembrar entre 600 a 800 hectáreas y en Santa María,  cerca de 1000 has. , sin contar con las 2,500 hectáreas de terrenos áridos que no se siembran inexplicablemente en la Pampa de Ánimas, por falta de recursos económicos para poder canalizar las aguas subterráneas que emanan por ese sector, como una bendición de Dios.

Y la presencia de la Junta de Regantes, también ha sido otro factor para afectar el trabajo de los agricultores, ya que ahora si no se paga por el agua de regadío, no hay autorización para ello. Atrás quedaron los años cuando el agricultor tenía a su merced el agua para poder regar sus terrenos agrícolas.

Las autoridades regional, provincial y distrital, no han hecho nada para buscar la solución al problema del agua. Ni con el agua de consumo humano, ni por el agua de regadío, elemento esencial para el sembrío de los productos de primera necesidad de consumo humano.

Esta desidia permite que el agua de regadío se vaya a perder en millones de metros cúbicos y en forma diaria, al mar, sin que de por medio haya un proyecto que permita utilizar esas aguas en algo.

EL CANAL QUE ATRAVIESA LA AV. BALTASAR LA ROSA,
CONDUCE MILLONES DE METROS CÚBICOS DE AGUA
HACIA EL MAR HUACHANO


Y esto lo saben los señores de la Dirección Regional de Agricultura, lo saben los señores del ANA, de la Junta de Usuarios, de las comisiones de riego, que paran como el perro del hortelano, que no dejan que muchos agricultores, puedan utilizar un hilo de agua para sus sembríos, sino hay el pago respectivo.

Mientras que una gran cantidad de agua, se pierde en el mar, hay muchos poblados que sufren de la falta de agua, especialmente la población de Santa María.

Y por otro lado, las invasiones de terrenos que se vienen dando, sin la reacción de las autoridades, permite que una vez instalado una estera, el invasor reclame como si tuviera derecho, que la autoridad municipal le instale de inmediato el servicio del agua potable. Y este mal, se generalizó en las gestiones pasadas, cuando existía la reelección, permitiendo las invasiones de terrenos y llevándoles de inmediato el servicio del agua potable, con el fin de ganar esos votos.

Los cerros que circundan los distritos de Huacho y Santa María, son testigos de lo que afirmamos. Mientras que la población, legalmente constituída, comienza a sufrir la escasez del agua potable.  
             
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada