sábado, 5 de noviembre de 2011

DEMARCACIÓN Y ORDENAMIENTO TERRITORIAL




ABOGADOS DAVID ROJAS PAICO Y
JESÚS FUENTES GONZALES EN
CONVERSATORIO EN EL CAH

Conversatorio en el Colegio de Abogados de Huaura
"HUACHO, SEDE DEL GOBIERNO REGIONAL LIMA"

Vicente David Rojas Paico

El pasado jueves 3 de los corrientes  en el conversatorio llevado a cabo en el local del Colegio de Abogados de Huaura sobre el tema: Huacho, Sede del Gobierno Regional de Lima, hemos advertido que a pesar de que la campaña electoral terminó hace varios meses, aún existen voluntades de seguir utilizando el tema para el marketing político personal: El chauvinismo, el transfuguismo y la soberbia, no contribuyen en nada al actual proceso de Descentralización. Una de las principales virtudes de un líder político es la humildad; los ciudadanos advierten quienes deben ser sus líderes, en ese sentido la pronta partida de Pedro Zurita dejó un gran vacío en el ámbito político regional y provincial.

Huacho es la sede de un Gobierno Regional, en la etapa transitoria del actual proceso de descentralización (2003).
Para entender ello tenemos que concebir a la regionalización  como la conformación primero de regiones y luego de macro regiones, lo que supone que mediante referéndum la población apruebe una nueva demarcación territorial donde los departamentos tienen que dejar de existir para dar paso a unidades  geoeconómicas sostenibles integradas histórica, cultural, administrativa y económicamente.
Dicho de otra manera se tiene que redefinir la organización y el ordenamiento territorial de nuestro país. En este sentido es necesario analizar la demarcación territorial, ya que “ (…) a fines del 2006 el 80% de distritos y el 91% de provincias tienen mal definidos sus límites, y 50% de los distritos no cumple con los niveles mínimos de población establecidos por ley para ser considerados como tales. (…) sólo se ha concluido el saneamiento de una provincia, Coronel Portillo en Ucayali, con lo cual existirían 177 provincias pendientes”[1]
 En el caso del Departamento de Lima, a la Municipalidad de Lima Metropolitana se le otorga el rango de Gobierno Regional,  en tanto que las nueve provincias restantes conforman la jurisdicción del Gobierno Regional de Lima con sede en Huacho, capital de la provincia de Huaura.

La población de las diferentes jurisdicciones mantiene interrelaciones económicas y sociales con otras poblaciones más allá de sus límites distritales, provinciales y departamentales –muchas veces más importantes que aquellas que mantiene con su capital-, además estas interrelaciones son muy dinámicas.
A manera de ejemplo, parte de la población de Leoncio Prado en Ayacucho tienen casa en la costa y sus hijos estudian en Ica, compran y venden en Ica sus productos, lo mismo está sucediendo con la población de las provincias de Chota, Cutervo, Jaén y San Ignacio en Cajamarca, cuyas interrelaciones son bastantes fuertes con Chiclayo; también con la población de Sánchez Cerro en Moquegua, cuyas interrelaciones económicas y sociales con Arequipa y con la población de Pichari y Quimbiri , en Cusco que ha establecido interrelaciones con Ayacucho.

Las interrelaciones económicas y sociales no sólo se estarían dando al margen de la configuración geopolítica, sino que también lo estarían haciendo al margen de la organización administrativa territorial; es decir, no siempre la capital administrativa es la zona que mantiene mayores interrelaciones. Por ejemplo, en San Martín, si bien Moyobamba es la capital administrativa, Tarapoto es la zona que concentra las mayores interrelaciones económicas y sociales; caso similar ocurren el departamento de Moquegua, en que su capital administrativa es Moquegua pero Ilo es la provincia con mayor dinamismo.

El Departamento de Lima no es ajeno a este tipo de interrelaciones
¿Cómo se integra el Norte Chico con el Sur Chico, si Lima Metropolitana se encuentra en medio?.
Gracias al gas de Camisea y con la finalidad de proveer a Lima Metropolitana, la inversión privada instala una planta de licuefacción de gas en la zona limítrofe entre las provincias de Cañete y Chincha, a su vez instala la Central Hidroeléctrica El Platanal que servirá para irrigar la pampas de Concón – Topará.
Estas inversiones hacia el año 2006, produjeron una masiva inmigración de los departamentos de Ayacucho, Huancavelica y Apurímac hacia las citadas pampas, a su vez la Municipalidad Provincial de Cañete, al término de la gestión 2003-2006 mediante Ordenanza Municipal,  crea el Centro Poblado “Nuevo Ayacucho”, paradójicamente por aplicación del principio de subsidiaridad este Centro Poblado recibe más atención del Municipio Distrital de Grocio Prado de la provincia de Chincha que de la Municipalidad Provincial de Cañete.

Pero el Norte Chico también tiene lo suyo, para nadie es un secreto que el valle de Pativilca de la provincia de Barranca,  es la salida natural de la población de las provincias andinas del sur del departamento de Ancash hacia la costa.
También debe tenerse en cuenta que aunque lentamente y mediante asociación público – privada, se viene construyendo el eje vial Huacho, Sayán, Churín, Oyón, Ambo y Huánuco, debiéndose tenerse en cuenta que la población de Huánuco considera a esta carretera como su salida natural hacia la costa. Asimismo, la inversión privada está construyendo la Central Hidroeléctrica de Cheves en la provincia de Oyón.

En relación al tema en comentario, el Plan Bicentenario del CEPLAN [2] señala: “En la actualidad, la estrategia para implementar un proceso exitoso de regionalización constituye uno de los temas prioritarios de la agenda política nacional. Los criterios para definir un nuevo ordenamiento del territorio requieren evaluar conceptos como el de gestión de cuencas hidrográficas, sistemas de ciudades, corredores económicos, zonas ecológicas y económicas, por mencionar los de mayor relevancia; (…)”.
Asimismo, señala: “Cabe subrayar del estudio la idea de la regionalización como una política pública extremadamente compleja, lo que se evidencia en los intentos fallidos de los últimos doscientos años, y que, en ese sentido, el éxito de esta no pasaría necesariamente por fusiones administrativas del territorio, sino que, a manera de inicio, se podrían identificar e impulsar espacios económicos con altas posibilidades de articular un desarrollo conjunto de proyectos y opciones de gestión conjunta de servicios, mientras se avanza en el proceso de regionalización.
Este proceso de generación de sinergias podría impulsarse por medio de instancias subnacionales, incluso bajo un criterio de articulación a nivel de provincias y/o distritos que pertenezcan a distintos departamentos, con acuerdos de colaboración, (…)”.

Proponer en el actual escenario la creación de un nuevo departamento integrado por las provincias de Barranca, Cajatambo, Oyón, Huaura, Huaral, Canta, Huarochirí, Cañete y Yauyos, no es otra cosa que una tremenda demagogia que va en contra de la regionalización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada