viernes, 8 de junio de 2012

INTENTAN SILENCIAR A LA PRENSA EN TODO EL PAÍS

Querellas y balas asesinas en acción

Poder Ejecutivo garantiza Libertad de Expresión, más no así el Poder Judicial



Mientras que el Presidente de la República garantiza la Libertad de Expresión, el Poder Judicial hace lo contrario.
El martes 05, un grupo de efectivos policiales arremetió contra un reportero gráfico, en Cajamarca. Esto mereció el inmediato rechazo del Ministro del Interior y del propio Presidente Ollanta Humala, quienes informaron que van a sancionar  a ese grupo de malos policías que atentaron contra los derechos humanos del reportero gráfico.
Sin embargo ese mismo día, en un juzgado de Lima, se leía la sentencia contra Juan Carlos Tafur, director del Diario 16 y del periodista More, de esa misma casa editora.
Según el contenido de la sentencia, se argumenta que se ha  producido un agravio contra el demandante porque la publicación se hace en época electoral presidencial. No se especifica cómo es que esa circunstancia temporal pudo haber perjudicado o dañado el honor del querellante Ketín Vidal.
Se indica que ni Tafur ni More han podido corroborar la información publicada, la cual provino de la Dirandro.
Señala la resolución  que solo se basaron en copias cuando debieron tener documentos con firmas y sellos de la autoridad de la Dirandro. Se dice que en términos constitucionales solo están protegidos las informaciones que dicen la verdad, y no los rumores.
Es decir, como no se tuvo un documento con sello y firma, se concluye que la información publicada es solo un rumor.
La sentencia indica que no existe documento que demuestre que Vidal haya sido investigado por la Dirandro en algún caso relacionado con los Sánchez Paredes.
En la publicación nunca se indicó que a Vidal le habían abierto una investigación.
Se señala que se ha demostrado que Tafur y More han tenido un ánimo difamatorio contra Vidal por haber hecho la publicación en época electoral, pues involucraba a un personaje público, pero NO dice cómo se demuestra ese ánimo.
El juez recuerda que Tafur, en su declaración, indicó que el diario se sostiene por la publicidad. Y luego advierte que el día de la publicación de la nota, el diario no tenía publicidad. No especificó qué se insinúa con esta conclusión.
Cosas increíbles de jueces, muchos de ellos provisionales, sin experiencia y capacidad para discernir situaciones tan delicadas, que causan daño a la libertad de prensa y expresión.

ACTITUDES DE ESTA NATURALEZA SE HAN EXTENDIDO EN TODO EL PAÍS

Hace unos meses atrás fuimos testigos como un Juez de Ucayali, ordenaba la detención de un  periodista por denuncia de un fiscal de esa jurisdicción que argumentaba haber escuchado que el periodista lo llamó “enano erótico”
Sin mostrar prueba alguna y solamente llevado por lo señalado por el Fiscal, el periodista fue sentenciado y encarcelado.
Huacho no puede ser la excepción de las acciones en contra de la Libertad de Expresión y hay varios periodistas que se encuentran en la condición de querellados por denunciar actos irregulares por parte de funcionarios o autoridades, así como  por personas que tratan de abusar de humildes personas y que son denunciados por la prensa, mereciendo la reacción de ellos y ser querellados, como una forma de intentar silenciar las denuncias.

SINO ES UNA QUERELLA, PUEDE SER UNA BALA ASESINA

Pero no solamente con la querella se trata de silenciar a la prensa. Ya son varios los periodistas que han caído asesinados por la bala direccionada por alguna mala autoridad o funcionario o de repente por algún denunciado por actos dolosos.
El caso más emblemático es el del periodista de Ucayali,  asesinado a balazos por haber denunciado al ex Alcalde de esa provincia y que después de muchos años ha resultado absuelto el presunto culpable.
Los periodistas de provincias se encuentran más vulnerables a esta clase de acciones legales en su contra, teniendo que enfrentar a jueces sin experiencia, ni capacidad para discernir situaciones tan delicadas y muchas veces sin conocimiento de la jurisprudencia nacional e internacional.
A ello hay que agregar que en estos momentos los gremios laborales se encuentran en falencia.
La Federación  de Periodistas del Perú, ya no es la gloriosa institución que albergaba a lo más graneado de la prensa nacional y la Asociación Nacional de Periodistas se encuentra en manos de sempiternos dirigentes que se resisten a dejar sus cargos, en una alternancia saludable, para que la nueva hornada de periodistas tenga la oportunidad de darle vida a esa institución y juegue el verdadero rol que le corresponde como ente gremial.
En las provincias los dirigentes siguen el mal ejemplo de sus dirigentes capitalinos y quieren entronizarse en el cargo, para disfrutar de los viáticos que le permiten acudir a los congresos nacionales e internacionales.  
Por eso los periodistas se encuentran en el dilema de luchar contra la corrupción y la injusticia o plegarse al lado del poderoso.
Felizmente que todavía quedan muchos periodistas honestos.


(Reproducción autorizada, señalando fuente de origen)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada